Las principales tendencias de la proteína alternativa para 2021

En Zyrcular Foods lo tenemos muy claro desde hace tiempo: las nuevas proteínas vegetales están aquí para quedarse. Lo confirma también un reportaje del prestigioso Good Food Institute (GFI), en Estados Unidos, que prevé una mayor innovación e inversión en la proteína alternativa.

A lo largo del artículo del GFI, Emma Ignaszewski analiza cuáles serán las 8 principales tendencias en proteínas alternativas durante este año.

¡Te las resumimos a continuación!

  • La fermentación irrumpe en el escenario.

La fermentación ha entrado de lleno en el terreno de juego. ¿Cómo lo sabemos? Si en 2019 se invirtieron 274 millones de dólares en este sector, en 2020 fueron 435 millones. Cada vez más empresas están interesadas en realizar procesos de fermentación a través de ciertos microorganismos (como legumbres y hongos) para transformarlos en proteína alternativa.

¿Qué veremos en 2021? La fermentación se posicionará como un pilar food tech fundamental.

  • Ya se puede comer carne cultivada en algunos restaurantes.

El primero en el mundo en ofrecer carne cultivada fue, en diciembre de 2020, el restaurante 1880, en Singapur, por 23 dólares la degustación. Se espera que, a lo largo del 2021, más restaurantes se atrevan a dar este paso.

De momento, en Rusia, KFC ha anunciado que incluirán en su menú pollo cultivado e imprimido en 3D. ¡Lo que hasta hace bien poco parecía ciencia ficción ahora ya es una realidad!

  • Los productos plant-based seguirán evolucionando, más allá de las tradicionales hamburguesas.

Cada vez hay más variedad de productos plant-based disponibles que simulan pollo, pavo, embutidos, bacon, snacks carnívoros e incluso marisco. Se seguirá avanzando en esta dirección para ganar versatilidad y atraer a más consumidores flexitarianos.

Van a comercializarse nuevos sabores, texturas y tipos de corte, y se va a seguir innovando en cerdo y ternera vegetales (más allá de las hamburguesas y las salchichas que todos conocemos). Por ejemplo, saldrán al mercado nuevos topings para pizza, como pepperoni vegetal.

  • Las bebidas vegetales y sus derivados generan cada vez más interés.

Se continuará trabajando en el lanzamiento de productos vegetales que sirvan de alternativa a los tradicionales lácteos, como el queso, el yogur, el helado, la mantequilla y la leche, por lo que la oferta de estos alimentos se ampliará en el lineal del supermercado.

  • Se reformularán algunos productos para ofrecer una mayor versatilidad a los consumidores.

Y es que no es lo mismo cocinar para toda la familia (con niños incluidos), que comer de manera rápida en una pausa en el trabajo. Ni tampoco esperamos lo mismo de una proteína alternativa los españoles (acostumbrados a la deliciosa dieta mediterránea) que la población asiática, norteamericana o centroeuropea.

Por lo tanto, surgirán nuevos productos orientados a distintas necesidades y a tradiciones culinarias diversas.

  • El ecosistema B2B de la proteína alternativa seguirá creciendo.

Nos referimos tanto a infraestructuras como a equipamiento, producción y procesamiento. Actualmente, la demanda de proteína alternativa sigue siendo más elevada que la oferta, por lo que se espera que las inversiones en este campo sigan incrementándose para poder llegar a más consumidores.

  • Se comercializarán proteínas vegetales a partir de nuevos ingredientes.

Y es que se están explorando nuevas fuentes de proteína vegetal, como el arroz, los garbanzos, los hongos, los girasoles, la patata, la avena y las habas. ¡Cada vez hay más variedad!

Por lo tanto, durante este 2021 se seguirá innovando en el desarrollo de ingredientes distintos, para dar con aquellas fórmulas que nos aporten una mejor nutrición, sabor, funcionalidad y precio.

  • Las empresas buscan nuevas formas de distribución.

Una tendencia que la COVID-19 ha acelerado con mayor rapidez es que el canal de venta digital está adquiriendo cada vez más relevancia, sobre todo entre los consumidores más jóvenes. Los delivery y take away van a seguir multiplicándose, por lo que es importante estar atentos a nuevas formas de distribución de las proteínas vegetales.